Laboratorios de Criminalística de la Guardia Civil avalados por la entidad Nacional de acreditación ENAC

Laboratorios de Criminalística de la Guardia Civil avalados por la entidad Nacional de acreditación ENAC

CIIP informa – Departamento de Criminalística Forense
Laboratorios de Criminalística de la Guardia Civil avalados por la entidad Nacional de acreditación ENAC

Toda investigación por robo, crimen o cualquier otro hecho delictivo se basa en la recopilación de pruebas que conformen un puzle cuyas piezas encajen entre sí, pero si hay una fundamental para resolver un caso es la toma y cotejo de huellas dactilares que se cocina en los laboratorios de criminalística.
Esta acreditación, la primera que reciben laboratorios periféricos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, viene a suponer una validación a nivel europeo de los informes periciales relativos a lofoscopia, que consiste en la recepción, control y cotejo de las huellas dactilares tomadas durante una inspección ocular.
Es decir, los resultados de los informes periciales llevados a cabo por laboratorios forenses acreditados, como es el caso, pasan a ser reconocidos automáticamente como fiables por las autoridades de los Estados miembros.
En la práctica, la acreditación se traduce en un aumento del volumen del trabajo porque las revisiones, filtros y controles por los que debe pasar un informe derivado de una investigación criminal se duplican, ha explicado a Efe José Luis Gómez, jefe del laboratorio de criminalística de la Guardia Civil de Granada.
«Si antes lo firmaban dos personas, ahora también pero con el añadido de que hay que hacer hojas de análisis y de comparación de todas las huellas», explica el jefe del laboratorio.
Si por ejemplo en una inspección ocular se obtienen tres huellas, las tres tendrán que ser analizadas individualmente en una hoja de análisis por cada uno de los dos especialistas que vayan a firmar el informe.
Junto a esa hoja de análisis se hace otra de comparación entre la huella tomada en la inspección ocular y la impresión (la que se obtiene de la persona con la que se identifica esa huella).
«Pero el sistema de calidad va aún más allá y no se conforma únicamente con el análisis de la huella de la inspección ocular y la comparación entre ésta y la persona identificada, sino que ahora también se nos exige comparar la impresión con la huella que consta en la ficha auxiliar del DNI para verificar, sin ningún género de duda, que se trata de la misma persona», detalla el especialista.
El laboratorio de Granada también toma muestras de ADN, pero ahí su actuación es más limitada porque solo las recoge, no las analiza, de lo que se encarga el departamento de biología del servicio de criminalística en Madrid, acreditado para ello.
Pero aun siendo fundamental su labor, los agentes del laboratorio de criminalística (cuatro titulares y dos en formación en el caso de Granada) no son requeridos para cualquier hecho delictivo, sino para los que revisten una especial gravedad. Por eso su labor se circunscribe básicamente a crímenes, aunque no exclusivamente.
En Granada, un ejemplo de prueba irrefutable aportada por el laboratorio fue la toma de unas huellas de pisadas de una banda que se dedicaba a hacer butrones en naves industriales y que fueron después cotejadas con las de los supuestos autores y aportadas en un juicio, recuerda José Luis Gómez.
Lejos de la imagen que ofrecen las series policíacas, los laboratorios de criminalística, al menos el de Granada, no parecen a simple vista instalaciones de un alto nivel tecnológico, pero cuentan con material cualificado y necesario para el desempeño de su labor, como luces forenses, equipos de incendio y señalización o maletines de inspecciones oculares, aquellos con los que es habitual ver a los agentes en el entorno de la escena de un crimen.
De hecho, «España está en primer nivel» en investigación criminalística y su Sistema Automático de Identificación Dactilar (Said).

2013/10/31, Fuente: Belén Ortiz – Efe. Granada

Los comentarios están cerrados