La Unesco apuesta por detener la corrupción en las aulas.

La Unesco apuesta por detener la corrupción en las aulas.

Campus Internacional de Inteligencia y Pericia CIIP – Informa
El Estado mexicano debe recuperar la rectoría de las políticas educativas en el país para aumentar la calidad en la educación.

Con la presencia de Emilio Chuayffet, Secretario de Educación Pública, la representante de la UNESCO en México, Nuria Sanz Gallego y Jorge Sequeira, director de la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe de la UNESCO, el Director de Investigación de México Evalúa afirmó que el Estado mexicano tiene la obligación de recuperar la rectoría de las políticas educativas, sin embargo argumentó además que en la actualidad hay múltiples obstáculos que impiden que esto suceda.
“Elba Esther Gordillo se ha ido. Quienes se benefician de la corrupción en el sistema educativo, no”, expresó el Marco Fernández para ejemplificar la situación actual del sistema educativo. Por ello explicó que hay desafíos que deben atenderse. Según él, el primero de ello es el ausentismo magisterial y las consecuencias negativas que significan para el rendimiento escolar de los alumnos.
Coincidió con el Informe de la UNESCO sobre los efectos nocivos del ausentismo magisterial, especialmente en comunidades rurales y en las zonas de mayor pobreza urbana. Para ello, el Director de Investigación de México Evalúa recomendó desarrollar mecanismos institucionales y de estrategias que atajen estas malas prácticas, como, por ejemplo, encuestas entre alumnos para denunciar las faltas de los maestros, protegiéndolos además de represalias que se pudieran presentar por denunciar.
El segundo desafío identificado por Marco Fernández es el desvío de recursos de los presupuestos educativos y la impunidad y corrupción existente en el ejercicio de éstos.
El Informe de la UNESCO señala que los países deben dedicar al menos 6% de su PIB en educación y que los gobiernos gasten el 20% de su presupuesto en este rubro, indicó el Director de Investigación de la organización. Agregó que México destina recursos importantes a este sector (al menos 635 mil millones de pesos a educación básica, que representa más del 20% del gasto programable), pero “su distribución responde a una lógica política en la que las marchas, huelgas y protestas han permitido a quienes las lleven a cabo obtener mayores presupuestos federales y estatales para educación básica”.
Por otra parte, Marco Fernández recordó que uno de los puntos centrales y más discutidos en la implementación de la reforma educativa ha sido la importancia de evaluar tanto a los alumnos como a los docentes. Enfatizó que la rendición de cuentas sobre los resultados que arroja el sistema educativo es un derecho legítimo de la sociedad. Sin embargo, advirtió de los riesgos de resumir el proceso educativo a la implementación de pruebas estandarizadas, sin considerar factores socioeconómicos que afectan el aprovechamiento escolar. Por otro lado, también “se deben denunciar las excusas las justificaciones condescendientes, que, bajo el argumento de la complejidad de la labor docente, buscan excusas para escapar a ejercicios de evaluación externa”, declaró.

2014/02/02 Fuente: Mundodehoy.com


Los comentarios están cerrados